Hibridación con Biomasa

La hibridación de centrales termosolares con calderas de biomasa está prevista en la actual legislación que regula las plantas termosolares (RD 661/07). Es una excelente solución técnica que disminuye el número de arranques y hace aumentar las horas de producción.

Este artículo es un extracto del capítulo 9 del manual del CURSO TÉCNICO GENERAL DE CENTRALES TERMOSOLARES, que se realiza en la modalidad ON LINE. Infórmate llamando al 91 126 37 66  o enviando un email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .

 

Las centrales termosolares sin almacenamiento térmico y sin caldera auxiliar de gas natural pueden funcionar unas 2400 horas equivalentes, es decir, producen una energía anual equivalente a funcionar 2.400 horas a plena carga. Eso supone que entre el 65% y el 75% de las horas del año las plantas permanecen paradas. Toda una inversión de cientos de millones de euros permanece inactiva cuando habría formas de que pudieran generar energía eléctrica de otro origen.

Tan bajo régimen de aprovechamiento de las instalaciones tiene una consecuencia técnica inmediata: un alto número de arranques y paradas, que causan un gran estrés térmico a los diversos equipos y que son responsables de un gran número de averías y fallos que presentan las plantas.

A estos dos hechos se une además la dificultad para hacer previsiones de generación, como ya se ha comentado en el apartado anterior, y que es común a todos los sistemas de generación que tienen gran dependencia de las condiciones atmosféricas, como la eólica, la fotovoltaica o la termosolar. 

Así, la posibilidad de incorporar equipos que permitan un mayor aprovechamiento de las instalaciones y que resuelvan problemas como el alto número de arranques y paradas o la dificultad en la previsión de generación eléctrica hacen de la combinación de una central termosolar con una caldera de biomasa una posibilidad ciertamente interesante. Un esquema de esta hibridación puede verse en la figura adjunta.

 

El equipo principal en el caso de hibridación con biomasa es  la caldera encargada de liberar la energía térmica contenida en el combustible mediante un proceso de combustión. Este proceso consiste básicamente en  la oxidación completa de la biomasa por el oxígeno del aire al aplicar altas temperaturas (800 -1000 ºC). En esta reacción se libera agua, gas carbónico, cenizas y calor. Este último es utilizado para la producción de vapor, que en una planta hibrida puede bien sumarse al vapor producido en el campo solar o bien alimentar directamente la turbina de vapor. 

La tecnología más difundida a escala comercial para llevar a cabo la combustión son las parrillas fijas, horizontales e inclinadas o las móviles y vibratorias. Las calderas de parrilla de biomasa no son diferentes de las usadas con otros combustibles como el carbón, si bien se incorporan modificaciones importantes de diseño para adaptarlas al nuevo combustible. Estas modificaciones pueden ser desde la geometría de la cámara de combustión, hasta las disposiciones de las superficies de intercambio. 

En los últimos años se está imponiendo la tecnología de lecho fluido, usado tanto en plantas térmicas como termoeléctricas. La variante más difundida es la de tipo burbujeante, debido a su mayor viabilidad económica en plantas relativamente pequeñas como son las de biomasa.

 

ÍNDICE COMPLETO DEL CAPÍTULO 9

HIBRIDACIÓN CON CALDERAS DE BIOMASA

9.1 LAS VENTAJAS DE LA HIBRIDACIÓN CON BIOMASA

9.2 NORMATIVA

9.3 LA CALDERA DE BIOMASA

9.4 LA POTENCIA DE LA CALDERA

9.5 UBICACIÓN DE LA CALDERA EN LA CIRCUITO

9.6 EL COSTE DE LA HIBRIDACIÓN

9.7 VENTAJAS DE LA HIBRIDACIÓN CON BIOMASA

9.8 LOS PROBLEMAS DE LA BIOMASA

 

Sobre Nosotros

Espacio creado por RENOVETEC para difundir los principales aspectos de la tecnología termosolar y contribuir al mejor conocimiento de esta fuente inagotable (mal llamada 'renovable') de energía.

 

JLV Extension